miércoles, 8 de agosto de 2007

Violencia en el futbol

Todos tenemos pasiones en nuestra vida. Algunas mas importantes que otras. El problema es que en un país tan desordenado, caótico y problematico como el nuestro la mayoría de las personas buscan satisfacerlas sea como sea, y a veces, en forma violenta.
Esto me lleva a remitirme a una de las pasiones que atrapa a millones y millones de personas, que es el futbol.
Un tema que nos preocupa a muchos de nosotros en la actualidad, y en especial a todos aquellos que somos fanáticos de este deporte y/o de algún equipo de fútbol en particular, es la cuestión de la violencia que se vive en los estadios argentinos.
Si bien esta problematica no es ninguna novedad, hoy en día parece escucharse a menudo y cada vez se pone mas énfasis en ella.
Es totalmente cierto que la gente utiliza un partido de fútbol para, desde su platea, popular o palco, insultar, pelearse... en fin, sacarse las tensiones que toda persona acumula durante la semana por diversos temas tanto personales como laborales, económicos, etc. La violencia en el fútbol no distingue clases sociales: vemos gente vestida formalmente con celulares carisimos en algún palco, escupiendo o insultado a un arbitro por alguna jugada polémica, como también podemos apreciar en cada cancha, en la parte de la popular gente humilde que hace lo mismo.
Por eso, en mi opinión, considero que es un tema mas complejo de lo que se cree. Esto no se soluciona con medidas mas duras provenientes de la AFA, ni con mas policías en los estadios. Este inconveniente es una consecuencia visible de la fragmentación social que afecta a nuestro país. Todos piensan por si mismo sin importarle los demas. Cada cual se deja llevar por su antojo y no se fija en sus limites. No se piensa en los derechos del otro. Cada persona busca cumplir con su proposito mas alla de las consecuencias.
Los "barrabravas" son dueños y señores de las tribunas en cada uno de las canchas, y ningún espectador común se atreve a insultarlos, ya sea por miedo a ser atacado por ellos o tal vez por el sumo respeto que le tiene al hincha violento. ¿ Respeto a un barra?, ¿ por que la mayoría de la gente que va a la cancha a alentar a su equipo normalmente sin producir desmanes respeta a estos delincuentes disfrazados de hinchas?. Esta cuestión es un tema preocupante y ridículo.
Los barras están teniendo cada vez mas protagonismo. Cada vez son mas y cada vez tienen mas poder y su creciente autoridad no tiene limites.
El folclore del fútbol esta siendo manchado por estas personas violentas que no tienen nada que hacer, solo acudir a los estadios y festejar cuando su equipo gana y, seguramente, producir peleas, enfrentamientos cuando el club de sus amores pierde.
Llamo folclore del fútbol a los hinchas cantando sin parar mientras juega su equipo, a las banderas que decoran las tribunas, a las cornetas, al abuelo que lleva a sus nietos a la cancha, a los amigos que deciden reunirse para ir a ver un espectáculo,etc.
A ellos no les interesa el partido. La mayoría de los barrabravas no prestan atención al partido. Se dedican a cantar durante todo el partido de fútbol, no solo canciones que hablan de su institucion, si no también critican a la hinchada y al club que su equipo este enfrentando en una determinada ocasión. Estas provocaciones generan e incentivan a la violencia.
La violencia genera muerte, y ultimamente hay muchisima gente que muere a causa de la violencia en el fútbol. La debacle parece no tener fin. La policía parece no estar preparada. La justicia parece no tomar cartas en el asunto.¿Y nosotros, que solo queremos ir a la cancha a ver un espectáculo?..... por ahora nadie se ocupa de nosotros, de nuestra seguridad.. al acudir a los estadios de fútbol, estamos en manos de dios !!!
Maradona dijo alguna vez: " La pelota no se mancha " ... pero creo que el futbol se esta manchando de la sangre que derrama cada una de las victimas de la infrenable violencia que se vive cada fin de semana en los distintos estadios argentinos.




*** FAKUMILLO

1 comentario:

Ale Soifer. dijo...

Creo que no es para menospreciar el rol de la prensa en esta ebullición de la violencia. Todos los periodistas que hoy por hoy se jactan de saber quiénes son los que generan la violencia en el fútbol, el día de ayer estaban callados bajo el escudo protector de Torneos y Competencias.

El fútbol es un negocio, como todo en la sociedad capitalista (o casi todo, que no es lo mismo pero es igual...) y por ende deberíamos preguntarnos ¿de dónde viene esta idea de que el fútbol descarga nuestras tensiones laborales? ¿De dónde sacamos que eso es normal y no patológico?

El acomodamiento estratégico de los medios tampoco debe ser soslayado. ¿Qué intereses hay atrás de todos estos periodistas que ayer callaban y hoy se llenan la boca de blasfemias anti AFA?

Es todo demasiado raro. Somos una sociedad demasiado enferma como para hablar de soluciones, creo yo, si seguimos buscando las mismas en las mismas instituciones que las generan.

Saludos!